mar muerto

 

mediteraneo

Se lo dijo despacio , no quedaba aliento , demasiada sal , la boca seca : – “acuérdate de lanzar mis cenizas al mar, sin cofre, sin llave, a la deriva , espero que el destino y la espuma de una ola las rompa contra las rocas y tornen arena , hogar y refugio. Me duele mucho , solo quiero regresar y descansar, no dormir más asustado : ser semilla , tierra y casa “.

Amanecía de mar rota , helada , costa invisible , apretó con fuerza las cinchas del chaleco, notó el desliz de la mano rendida, roce de antebrazo eterno , le despidió a los ojos, pestañas rotas . 

Sabían que esta vez solo había un salvavidas, que esta vez no flotaban las palabras .

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s