El Rey ha muerto

El Rey ha muerto

Sobre la tabla de trinchar reposa en rojo, aún laten brillos en su lomo dolorido, no puedes dejar de admirar y soñar con sus viajes y millas recorridas. Cuantas lunas y estrechos cruzados.

El sonido del metal afilando recorre el cuarto frío, no tengo feeling en el metal contra metal, pero quiero ser certero, limpio.

Si usted viste chaquetilla blanca no puede frivolizar delante de semejante captura, gracias a las fibras del tiempo, a la textura del atleta del mar, a la plata densa de su traje, a la aleta desafiante, podrá crear desde el crudo al fuego, podrá vestir mesas de diseño y cocina fusión, pero jamás permita que el filo de su cuchillo roce, dañe la proteína generosa, trabaje rápido, con mano firme y experiencia, respete el trayecto a la primera, laminas de sal.

Ha dejado de palpitar su corazón bucanero, pero honre su destino y reserve su mejor muñeca, su mejor cocina, su currículo profesional, dedique tiempo, cuanto sabe del mar azul y respeto, mucho respeto, el Rey ha muerto.

Atún Rojo

Un comentario en “El Rey ha muerto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s