Gin-tonic para dar la bienvenida al verano

El verano ya está aquí y qué mejor manera de darle la bienvenida que un gin-tonic bien preparado. Desde su creación este combinado ha ido ganando adeptos a lo largo y ancho del mundo. En Bascook no somos una excepción y hace tiempo que nos rendimos a sus encantos. Los entendidos cuentan que nació como una solución para hacer más agradable el amargor de la tónica que los soldados británicos consumían en la India para combatir la malaria (no sabían nada estos british). Cuatro siglos más tarde, aunque no nos cure nada, sí sigue haciéndonos la vida más agradable cuatro siglos más tarde.



A día de hoy se ha convertido en un combinado de culto y existen mil y una teorías sobre cómo prepararlo, los elementos que deben acompañarlo, las mejores tónicas y ginebras, la cantidad de hielos, en qué copa servirlo, ¿rodaja de limón sí o no?. En fin que se podría escribir todo una tesis sobre la materia.

En Bascook, como siempre, apostamos por la sencillez y los mejores ingredientes bien combinados.  En el caso del gin-tonic  lo servimos en una copa de cristal fino y de boca ancha, para que la bebida y los hielos se mezclen con comodidad y los aromas se expandan de forma natural.

A la hora de aromatizar la copa optamos habitualmente por el limón. Con la ayuda de las pinzas estrujamos una corteza para que aporte todo su aroma y unas gotas de jugo. Hay determinadas ginebras que por su composición combinan mejor con otras frutas. Es el caso, por ejemplo, de Beefeater 24 (la Premium de Beefeater) que se aromatiza con naranja. A continuación echamos a la copa una rodaja de limón o la fruta que corresponda (lima, naranja, pomelo, pepino).

El siguiente paso es servir la ginebra. Calcular la cantidad adecuada es fundamental. Nosotros somos partidarios del menos es más, de buscar un sabor equilibrado y no demasiado alcohólico para no matar los matices.

Los hielos son un elemento fundamental en un buen combinado. Deben ser compactos y utilizarse los necesarios para llenar la copa, unos 5 o 6. Así nos aseguramos de que la bebida se mantenga fría y no termine aguándose. Llega el momento de añadir la tónica a nuestro gin-tonic. Aquí lo hacemos con mucho cuidadito, despacio y sobre el hielo para no eliminar el carbónico.

El último paso es revolver muy suavemente todos los ingredientes y, en función de la ginebra y el gusto del cliente, añadir frutas u otros elementos para potenciar el sabor. En el caso de la ginebra Brockman’s, por ejemplo, suele acompañarse de arándanos y zarzamoras.

Y una vez preparada ya solo queda disfrutarla en buena compañía. El buen ambiente te lo ponemos nosotros.

 

 

 

 

 

 

Porque es el cocktail ideal en el aperitivo para abrir hasta los apetitos más ocultos y en la sobremesa para disfrutarlo con calma y buena charla entre amigos.

 

Porque es un clásico que nunca pasa de moda.

 

Porque su imagen limpia y transparente nos transmite pureza y glamour.

 

Porque gracias a las nuevas variedades de ginebra premium y tónica se multiplican las posibilidades de preparación.

 

Y al mismo tiempo nos gusta sencillo, sin grandes artificios ni más elementos que los necesarios para que disfrutes de una copa bien preparada en nuestro restaurante, en tu casa. Por eso queremos que cuando nos visites disfrutes de nuevas experiencias, matices, sabores, que encuentres algo más que una simple mezcla de agua carbonatada y alcohol cuando nos pidas un gin-tonic

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s