El cambio climático y la cocina

¿Qué ocurrirá con la despensa tradicional de las mejores culturas gastronómicas mundiales ante un ascenso de la temperatura media de estos territorios?

Que será de las rías gallegas, de los cerezos del Jerte, de los setales sorianos, de los manantiales de Vichy y las ostras landesas, de las aves de paso (¿de qué paso hablaremos?), del limón de Nápoles o los naranjos de Denia, de los pulpos de marea baja, de las entradas de angula en marea alta, y de la Rioja y del Duero y del Somontano.

¿Seguirán los bosques de encinas trufados a 700 metros de altura o habrá que ascender hasta los mil?¿Alguien sabe si volveran a surgir de forma mágica los tartufos en Alba o tendremos que despedirnos del aroma eterno?¿Se atreven ustedes a tasar el futuro de las conserveras cántabras o navarras?¿Están ustedes dispuestos a degustar las últimas nueces peninsulares?

¿Imaginan Francia dedicada al olivo y el norte germano sembrado de piquillos?¿Cuáles seran las recetas de culto en la cocina vasca, y en la boyante cocina catalana?¿Seguirá la docta cocina francesa con el dominio de los lácteos o definitivamente pintará de verde oliva su recetario?¿Se imaginan? Un noruego en su batidora preparando con paciencia esa mezcla mágica de pan, tomate, pepino y, de nuevo, aceite de oliva. Habrá que plantear el desarrollo y creación de parques naturales gastronómicos, parques naturales de sabor, parques naturales ¿del clima?……

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s