Kurding Club

Esto nos pasa por pedir nombres. Han propuesto llamar a nuestro próximo local Kurding Club. Un auténtico homenaje al Bilbao de fin de siécle (el XIX). Y no se si va a ser ese nombre no. Pero sí que merece que recordemos que fue el Kurding Club, también conocido como El Escritorio.  Para ello tiro de información sacada de Auñamendi y del periódico Bilbao.

Fué una sociedad bilbaína creada hacia 1894, sucesora del  club juvenil Choritoki. Llegó a tener 43 socios y su vida se prolongó durante cerca de 14 años. Su primera sede estuvo calle Santa María, y luego en un entresuelo del número 6 del paseo del Arenal.

La sociedad tuvo desde el principio un marcado tinte liberal, lo que contribuyó a que se ganara la animadversión del influyente sector conservador bilbaíno.

Fueron célebres sus concursos de carteles, las exposiciones de pintura, las veladas musicales, , las cenas romanas y las “cenas habladas”.

El nombre de la sociedad es un anglicismo burdo de la palabra curda, lo que explica muy bien la afición de los socios al alcohol. Un cura llegó a decir en esos años, desde el púlpito, que el Kurding Club era la ‘antesala del Infierno’.

Frecuentaron el club personalidades como Unamuno, Zuloaga, y Adolfo Guiard. Varios miembros del club pintaron varios paneles para decorar el local de la sociedad, de los que se conservan cuatro, obras de  Ignacio Zuloaga, Manuel Losada y Anselmo Guinea, miembros del club. En la actualidad esos cuatro paneles se pueden contemplar en la Sociedad Filarmónica de Bilbao.

Zuloaga pintó El amanecer en la que se ve a varios de los miembros del club deambulando por la plaza del Arenal, a primeras horas de la mañana. Los cinco socios que aparecen en la escena son José Orueta, Juan Basterra, Francisco Igartua, Juan Carlos Gortázar y Ricardo Gaminde.

El Pintor Losada (calle en mi barrio) realizó dos obras, Las walkirias y Don Terencio y Chango. La primera representa el interior del propio club en el momento en que se celebraba un recital de piano por parte de dos socios. Al fondo de la escena, y procedente del piano, se eleva una bruma en la que aparecen personajes wagnerianos.

Por su parte, Don Terencio y Chango muestra a dos personajes bilbaínos, un gigante de cartón y un chistulari, en lo que constituye una buena muestra de la maestría de Losada para la técnica cartelista.

Guinea colaboró con La fuente de la salud, la más onírica de las obras conservadas. Iturrino y Regoyos también colaboraron con alguna de sus obras.

Su mascota fue un loro traído de Cuba al que se llamó Ubano, nombre del que derivó el himno del club. Las sesiones musicales corrían a cargo de J. C. de Gortázar, J. Arisqueta, Enrique de Borda y el tenor de la coral Tomás Amann.

El tinte liberal de la asociación hizo que se ganara la animadversión de cierto sector influyente de la población bilbaína. José de Orueta nos describe su final: “en una cuaresma y con ocasión de unas misiones, un señor padre misionero, a quien, por lo visto, informaron personas malévolas o ignorantes, y desde luego lleno por su parte del más santo buen deseo y la mejor voluntad, lanzó, desde el púlpito, una terrible homilía contra aquel rincón, acusándolo de ser lugar de verdaderas enormidades, que jamás pasaron ni pudieron pasar siquiera por la mente de los cultos socios. Estos, precisamente, tenían entre sí y como el más fuerte lazo de unión, el respeto mutuo y la consideración y estima personales, ajena y propia, que son siempre el distintivo de verdaderos caballeros. Se aclaró el incidente y el excelente padre misionero, cuya buena fe fue sorprendida, lo reconoció así, pero la herida mortal para personas que estaban lejos de una rebeldía ante la opinión ajena, aun errónea, y la Sociedad se deshizo”.  No he entendido gran cosa pero la debieron liar parda.

En esta sociedad bilbaina, se desprende que las comidas y cenas eran confeccionadas por cocineras y servidas por camareros profesionales.
Así, se cuenta que Ricardo Gaminde pintaba tras las cenas y “como modelo utilizaba al mozo”, y que en una fiesta realizada en la Ría, el club botó una gabarra bien adornada y habilitó una cocina “con la cocinera de Chinostra nada menos”.

Profesional era también Marcos, el cocinero de Zaldibar, a quien Manu Murga, hermano del famoso “Moro Vizcaino” José María Murga, encargó guisar el corzo que le habían regalado y con el que invitó a toda la concurrencia. Aquí comienza una de las anécdotas de “El Escritorio” que refleja el carácter finolis, remilgado y tikismikis de los socios en cuestiones gastronómicas.

Ocurrió que todo el menú giró en torno a tal pieza de caza: que si sopa de rabo de corzo, que si sesos fritos y riñones, que si pierna asada… Hubo elogios a la sabrosura de los platos, hasta que llegó el anunciado
como “Pieza montada del corzo”, servido en una enorme fuente cubierta con una servilleta. Cuando se levantó el paño apareció la cabeza de un burrito de apenas cuarenta días, lo que ocasionó mas
de un soponcio.

Los jóvenes del “Kurding” nunca tuvieron reglamento como tal y, en el caso de “El Choritoki” las normas se limitaban a un único artículo escrito en el pergamino de un pandero, que decía: “Dentro del local de la Sociedad, cada socio podrá hacer lo que le de la gana, siempre
que no moleste a los demás”
. Tampoco había Junta, ni presidente,
ni secretario y “solamente por turno y entre los voluntarios para ello, uno de los socios quedaba investido de plenos poderes, y con el pomposo título de ‘La Comisión’, hacía lo que le parecía conveniente,
hasta vender los muebles y cerrar la Sociedad, y sin que nadie le pidiese cuenta de nada”
.

Unos notas, vamos.

2 comentarios en “Kurding Club

  1. Sin duda una gloriosa mezcla entre hippies y gentlemen.

    Y, si lo pensamos, dan la justa medida de cuánto hay que beber y divertirse, hablar u opinar: mientras no moleste a nadie.

    Gran descubrimiento el Kurding club.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s