LOS LUNES: CARA AL SOL (Parte V)

Esperanza: además de gobernanta camorrista y verbo malévolo, es una palabra relacionada con el brote verde, con el futuro, un recodo en el cerebro imprescindible para seguir respirando, amanecer o calentar el desayuno cada salida del sol.

 
Esperanza: se alimenta del sueño cuerdo, la ilusión, del brillo en los ojos del vecino y en los del ser querido, del reflejo del sol en un escaparate limpio, del acuerdo entre diferentes, del objetivo común, del reparto de bienes, de puerta sin pestillo: para que pasen a mesa puesta los vecinos, delegadas de la vida, despensa para todos, y mantel de hule bendecido, bendecido de esperanza y pan, y de amistad y de trabajo.

 
No saldremos de esta encrucijada sin contar con ella, importante en el futuro, desde luego; pero imprescindible en el presente, en la vida, en el latido, en los cuatro amigos, en los mil conocidos, en el anciano listo limpio, cuidado y respetado, en el niño de verdad, valiente pero sincero, recto pero cariñoso, de mano firme pero generosa.

 
Esperanza en la profesión, en el estudio, en la siembra antes que la poda, en la constancia, y el rigor, en lo datado, en la red social y la del patio, en lo global y la ventana de enfrente, en la mano y la ropa tendida, en el trueque: de respeta por respeto.

 
Esperanza en quien te ayuda sin firmar y quien firma por tu ayuda, en la mano apretada, y la mirada recta, esperanza en la espera, de quien regresa y vuelve, en el bien leído y el bien nacido.

 
Esperanza en el colectivo, en la palabra meditada, en el punto de encuentro, en la libertad de elegir, con quien madrugas y a quien le das la espalda, en el que empieza escuchando y termina enseñando, en el pelo cano y en tu piel con bello, de parto , de parto de esperanza de par en par.

 
Esperanza en la calle, viva y de todos, en cuanto falta por llegar y en repartir cuanto sobra, en el amigo a largo y el enemigo a corto, en la inversión valiente y la profesión eterna. En un país de todos, en compartir el peso, y por supuesto, con la cabeza alta, estrella al norte, a la casa del padre, y de ama, mirando, con esperanza.

 

Brotes Verdes

About these ads
Esta entrada fue publicada en Blog, El Proyecto, Licencia para aliñar y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LOS LUNES: CARA AL SOL (Parte V)

  1. Yolanda dijo:

    Señor Elizegui usted ya ha encontrado ese momento especial de la vida en varios apartados de su camino, de nuevo vas a revivirlos, procura estar preparado, sin interrupciones, comprendiendo la técnica para que puedas aplicarla cuando desees y tener así tu propio anclaje positivo y consciente, cada vez que pones los pies en el suelo, respiras hondo y te relajas…. Es hay cuando brota toda la esperanza puesta en todos tus proyectos y los que faltan por llegar, por eso tu para mi siempre serás La verdura mas verde e innovadora que se podrá encontrar en el mercado y que no esta a la venta, de uso exclusivo para aprender y darle sabor a lis platos que siempre miran hacia delante

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s